Seguridad en hospitales ESTADO DE LA SEGURIDAD EN LOS HOSPITALES Fernando Padilla Sancha, presidente del Observatorio de Seguridad Integral en Centros Hospitalarios (OSICH) Desde que empezaron a surgir los primeros brotes de la crisis mundial (allá por 2008) hasta que ha llegado a unos niveles nunca conocidos que superan cualquier otra depresi

Seguridad en hospitales
ESTADO DE LA SEGURIDAD EN LOS HOSPITALES
htttp://www.siseguridad.es/blog

Fernando Padilla Sancha, presidente del Observatorio de Seguridad Integral en Centros Hospitalarios (OSICH)

Desde que empezaron a surgir los primeros brotes de la crisis mundial (allá por 2008) hasta que ha llegado a unos niveles nunca conocidos que superan cualquier otra depresión económica anterior, España se ha visto afectada por la situación, en mayor medida que el resto de los países de nuestro entorno, creando una coyuntura que, como se podía esperar, ha afectado también al sector sanitario, produciéndose recortes presupuestarios y adaptándose reformas que, sin duda, afectan y afectarán aún más a la seguridad en los centros hospitalarios.
Este tipo de reformas son las que atañen a los nuevos criterios de contratación de los servicios de vigilancia y seguridad en los hospitales públicos, pasando éstos a otorgar una ponderación mayor al precio de licitación (en algunos casos casi exclusivamente) que a los conceptos de calidad y servicio. Creo no obstante que, aún en tiempos de crisis como en los que nos encontramos, esta forma de ponderación no es la adecuada; debería primar la calidad y la seguridad, porque no tiene por qué ser más caro contratar un buen servicio de calidad a un precio adecuado de mercado.
Al margen de estas consideraciones evidentes, también la crisis nos brinda otro tipo de oportunidades que deberíamos ser capaces de aprovechar y maximizar en relación con los criterios de calidad, seguridad y precio. Como todos conocemos, el sector de la Seguridad está atravesando cambios importantes en muchos de sus ámbitos. Lamentablemente, algunas empresas están pasando por momentos muy difíciles por falta de liquidez, e incluso algunas de ellas han tenido que cerrar; otras, sin embargo, con criterios de optimización, han reestructurado su organización con el objeto de mantenerse a flote y ser más competitivas dentro de este mercado, cada día más voluble y con más dificultades. También es cierto que el mercado laboral actual permite a las compañías nutrirse de profesionales con mayor cualificación y experiencia, hecho éste que debe redundar en la calidad de las plantillas que prestan servicio en nuestros centros de una forma más profesional, así como la gestión del conocimiento y el intercambio del mismo entre ambas organizaciones (la propia empresa prestadora del servicio y la sanitaria). Este intercambio del conocimiento es un valor intangible que los receptores del servicio deben tener en cuenta.

Perfil contrastado
No olvidemos que cuando se contrata un servicio de vigilancia y seguridad se deben considerar también otros parámetros, como:
▪La trayectoria profesional que ha tenido y tiene la empresa.
▪Los sectores en los que ha trabajado en los últimos años.
▪El crecimiento de la propia compañía.
▪La política de formación continuada para sus trabajadores.

Todo esto, porque hay que tener en cuenta que estamos poniendo en sus manos la imagen y el prestigio de los departamentos de Seguridad de cara a los “clientes internos” del propio hospital (trabajadores) y/o a los “clientes externos” del centro en general (usuarios).
Por estos motivos, se debe solicitar un perfil profesional contrastado para la plantilla de vigilantes con la que se va a dotar el servicio en el hospital, en el que es evidente que el personal tiene que tener una experiencia profesional demostrable en el ámbito de la sanidad –o asimilable a la misma– y una formación específica con los conocimientos necesarios para el desempeño de sus funciones en dicha organización, así como destrezas que permitan optimizar resultados en la consecución de la información y conocer el ámbito sanitario y sus peculiaridades.
Es necesario tener en cuenta que un centro sanitario tiene unas connotaciones distintas a cualquier otra organización. Los vigilantes deben conocer, comprender y saber actuar ante la dinámica subyacente en los altercados y conflictos que surgen en el ámbito hospitalario, así como tener la capacidad de identificar y gestionar situaciones en relación con las características concretas del marco de actuación sociosanitario. Es bien sabido que las personas que acuden a los hospitales normalmente llegan con un nivel de incertidumbre y nerviosismo que en ocasiones pueden causar algún tipo de situación conflictiva.
Los hospitales son centros muy complejos –en los que se dispone de alta tecnología– con un alto grado de ocupación, en los que están presentes innumerables riesgos. La misión de la organización hospitalaria como servicio sanitario público o privado en casi todos los casos, además de asistencial, es docente e investigadora, y los valores a proteger no son solamente las personas y los bienes, sino también el conocimiento y las diversas tecnologías que en este tipo de espacios se utilizan. Es por ello que precisa de una visión específica y una seguridad diferenciada y singular que determina objetivos y finalidad, integrada en la organización e involucrada en todos aquellos aspectos competenciales.

Mayor integración

En el mundo hospitalario y sanitario nos encontramos, en este momento, con la necesidad de contar con una estructura sólida en materia de seguridad de las personas y de los bienes de nuestros centros. De los aproximadamente ciento ochenta hospitales públicos y algunos más privados que existen en el territorio nacional, alrededor de quince de ellos cuentan con un Departamento de Seguridad colegiado y registrado en la Comisaría General de Seguridad Ciudadana, dependiente de la Dirección General de la Policía.
Este departamento debe ser una división más, integrada en la organización para dar respuesta y contrarrestar vulnerabilidades. Su objetivo ha de ser proporcionar un nivel de protección adecuado, acorde y proporcional al objeto o valor a proteger en la organización, debiendo estar presente en todas aquellas actividades que sean determinadas como objeto de la protección; participará en la planificación general de la organización; y, por supuesto, debe conocer los objetivos a corto y largo plazo, reduciendo así los niveles de decisión entre la Dirección y la seguridad.
El departamento de Seguridad tendrá que comunicarse con toda la organización y partir de unos principios básicos: delegación de autoridad y responsabilidad, organización, planificación y contar con un plan estratégico de seguridad, así como participar en los diversos comités y comisiones del centro: comisión de obras, comité de seguridad e higiene, comisión evaluadora de riesgos hospitalarios, mesas de contratación, etc. Su organización interna debe tener una estructura divisional, flexible y adaptable, con autonomía de gestión en un entorno tan cambiante como el hospitalario.
El departamento de Seguridad de un hospital se puede considerar como una empresa interna de servicios, que tiene unos clientes internos y externos a los que hay que facilitar seguridad, tanto en su actividad como en su estancia. Su cometido básico es el de posibilitar la continuidad de la actividad hospitalaria, dando así un valor añadido a la organización, otorgando respuesta a las necesidades del centro y cuidando de la imagen institucional.
Este debe tener una estructura organizativa determinada por las necesidades concretas de cada centro sanitario y adaptarse a los medios técnicos (sistemas y subsistemas de seguridad contra incendios e intrusión) instalados en el mismo, con capacidad de innovación en cuanto a los criterios de seguridad hospitalaria
, intentando interactuar con el entorno con profesionalidad, basándose en la calidad y la mejora continua, racionalizando los costes y teniendo en cuenta la no delegación de la seguridad.
Por todo lo expuesto anteriormente, creo firmemente en la necesidad de que los centros hospitalarios y sanitarios en general cuenten con este departamento que, además de ser en algunos casos obligatorios por ley, no causan un coste añadido a la organización sino todo lo contrario.

http://fb.com/jefedeseguridad.net Segurpricat Consulting Advisory Juliansafety Pau Claris nº 97- 4º1ª 08009-Barcelona
http://fb.com/jefedeseguridad.net
Segurpricat Consulting Advisory
Juliansafety
Pau Claris nº 97- 4º1ª
08009-Barcelona
Anuncios
Seguridad en hospitales ESTADO DE LA SEGURIDAD EN LOS HOSPITALES Fernando Padilla Sancha, presidente del Observatorio de Seguridad Integral en Centros Hospitalarios (OSICH) Desde que empezaron a surgir los primeros brotes de la crisis mundial (allá por 2008) hasta que ha llegado a unos niveles nunca conocidos que superan cualquier otra depresi

2 comentarios en “Seguridad en hospitales ESTADO DE LA SEGURIDAD EN LOS HOSPITALES Fernando Padilla Sancha, presidente del Observatorio de Seguridad Integral en Centros Hospitalarios (OSICH) Desde que empezaron a surgir los primeros brotes de la crisis mundial (allá por 2008) hasta que ha llegado a unos niveles nunca conocidos que superan cualquier otra depresi

  1. LA SEGURIDAD ES UNA NECESIDAD PARA LOS CENTROS HOSPITALARIOS Las agresiones al personal sanitario dejaron hace tiempo de ser un hecho excepcional. La estadística disponible confirma que los golpes (sean físicos o morales) que reciben los profesionales que desempeñan su labor en este ámbito van a más. Los datos del último informe del Observatorio de Agresiones de

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s